BLOG DE LA ESCUELA INFANTIL DELPHOS

¡¡Bienvenido mes de Octubre!!

1 de octubre de 2016

Bienvenido mes de Octubre

Iniciamostock-photo-octubre-in-spanish-october-wooden-sign-with-a-street-background-213933235s Octubre y con él comenzamos nuestra programación educativa trimestral… ¡¡Qué ganas de observar cómo responden nuestros pequeñajos!!

Nuestra programación está muy trabajada, pautada y ordenada y siempre consciente de que cada uno de nuestros niños es diferente y de que no podemos pedir a todos lo mismo. Esta es la razón de que estemos tan concienciados respecto al hecho de que los niños deban “saber hacer” sólo aquello para lo que están preparados y para ello hay que dejarles “ser” y hay que dejarlos “vivir”.

 

¿Qué queremos decir cuándo decimos que hay que dejarlos vivir??

Los niños son personas que necesitan, quieren y les gusta moverse libremente.

Son personitas muy activas y no todos llevan el mismo ritmo ni se encuentran con las mismas posibilidades de acción. Cada cuerpo tiene su propio desarrollo que hay que respetar y al igual que se desarrolla el cuerpo, se desarrollan la mente y el cerebro: esas partes tan delicadas del ser humano.

Para que el cerebro se desarrolle adecuadamente, el niño tiene que moverse; por eso, cuando decimos: ¡¡es que no paran!!!, necesitamos reflexionar y darnos cuenta de lo importante que es esto, pues si los niños no se mueven… ¡malo!

Somos nosotros los adultos los que tenemos que adaptarnos a las criaturas y no debe ser nunca al revés. Eso exige mucho esfuerzo personal.

A los niños hay que respetarles su tiempo de juego libre, su tiempo de actividad dinámica, sus rutinas, sus espacios… Al mismo tiempo a los niños también hay que educchild-1082069__180arles y eso es también “enseñarlos a vivir”. Para eso tenemos que estar “menos cansados”, “menos ocupados”, “tener más paciencia” que es virtud de padre y madre; tener “menos prisa” y más tiempo, que siempre o la mayor partemaple-leaves-1030957__180 de las veces, vamos corriendo…

Dejar vivir a un niño no significa permitirle hacer lo que quiera y cuando quiera sino respetarle su forma de hacer, su ritmo; permitir que haga lo que le gusta para que juegue, piense, observe, escuche, huela, sienta y sea capaz de encontrarse consigo mismo…

Dejar vivir a un niño es compartir momentos, experiencias, anécdotas, secretos…

Dejar vivir a un niño es promover el que sea él mismo, respetarle, reforzarle cuando lo necesite y hacer que sienta que estamos ahí para que se sienta seguro, útil… Y, lo más importante de todo, para que se sienta muy querido.

¡¡Bienvenido mes de Octubre!!! tree-1658797__180-1

Verónica García Notario_ Directora de la Escuela Infantil DELPHOS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *